Oración de bendición a San Judas Tadeo


Reza esta oración todas las tardes con la mano en el corazón, cerrando tus ojos y con mucho fervor y amor siente como nuestro ser amado el padre celestial junto con el santo de las causas imposibles San Judas Tadeo, te bendicen y te dan la fuerza necesaria para que renazca en ti la alegría, el entusiasmo y saques de tu cuerpo cualquier pena o dolor, acércate a sus maravillas y encontraras una vida de paz y prosperidad.

Amadísimo, San Judas Tadeo glorioso y mártir cercano de Jesús de Nazaret, que has divulgado la fe absoluta por todas esas tierras lejanas y sembraste tu virtud en todos sus corazones, te amo, te venero y te alabo con toda la fuerza de mí ser y te acepto como único dueño de mis plegarias, como mi único auxilio.

Te suplico que me des el empuje que necesito para terminar de una vez y para siempre del mal sano uso de mi energía, de mis pensamientos y de mis sentimientos en el hábito recurrente del mal, de la costumbre de pecar, de la necesidad de actuar de forma deshonesta, de permitir que las tentaciones graves me humillen.

Te pido el auxilio en estos momentos de desesperación, te pido que ruegues por mi bendito patrono de estas causas que no pareciera tener salida, te pido que ruegues por mí para ser merecedor de la misericordia de nuestro padre que vive en el cielo en estado de santa gloria, así quiero vivir aquí en la tierra sin más problema y limitaciones.

Te ruego por el consuelo que solo tú me puedes dar, el auxilio en las presentes angustias y tribulaciones, te suplico me guíes y me concedas la paz que tanto añoro, del amor que tanto necesito, de la fuerza de voluntad que mis piernas le hacen falta para volverme a levantar, de la felicidad para ver a mi familia con serenidad y paz.

Te pido me bendigas finalmente con tu ayuda y se manifieste solo la perfección, pienso perfección, siento perfección y veo perfección en todo momento y tu radiante presencia transforme mi vida y las desesperanzas se vayan y pongas en su lugar solo lo bueno, solo la dicha, solo el bien, solo la abundancia, solo la prosperidad, solo el amor.

Solo me resta darte las gracias, porque siempre me oyes a pesar de lo difícil y delicado de las situaciones que enfrento, gracias por concederme mi petición, por los grandes beneficios, por hacerme entender que la vida es bella y que tu infinita misericordia siempre intercede por mí, gracias señor. Amen.

Ora todas las tardes, entrégate de corazón a las maravillas del señor y veras como cambia tu vida, reza todos los días y pon tu cuerpo y mente en manos de nuestro Dios eterno y nuestro santo san Judas Tadeo siempre te bendecirán por la eternidad. Amén.