Oración de la noche.


Has esta oración todas las noches y da gracias a nuestro Padre porque comprendes y aceptas que eres un milagro viviente, un milagro de su eterno amor, ora con mucha fe y devoción para que cada día te reconfortes de su alimento espiritual y te llenes de fortaleza, de paciencia, de tolerancia, de bondad y conozcas todas sus buenaventuras y una noche reparadora.


Dios eterno, ya en mi casa con mi familia me acerco a ti para agradecerte por este día, porque he contado con tu presencia y tus favores, gracias a ti he podido superar todas las adversidades y he logrado alcanzar todo lo que me propuse hoy al despertar.


Sé que nuestro transitar por la vida no es fácil mi señor, a veces se nos presenta tropiezos, pero sé que tu amor, tu protección y bendiciones son mi antorcha que alumbra mi sendero y hace que brille todo sobre mí y a mí alrededor, iluminando cada paso que doy hasta encontrar la salida.


Gracias padre eterno por todo lo que me has ofrecido, por haber llegado con bien a mi hogar y poderme reunir con mi familia, familia que amo mucho y que espero también les haya ido muy bien en sus diferentes labores que realizan, gracias por el cuido tan especial que nos da y nos permites gozar de una nueva cena juntos.


Gracias porque al llegar a mi casa puedo ver a los ojos a mis seres queridos, los puedo abrazar, hablar con ellos, compartir y escuchar todas las diferentes situaciones positivas o negativas por la cual tuvieron que pasar en este día, gracias porque ellos al igual que yo sentimos tu radiante protección y tu amor.


Mi día fue perfecto padre, porque me diste la vida y la salud y eso es todo lo que me hace falta para enfrentar los diarios problemas y conflictos que me aquejan, mi día estuvo lleno de malos entendidos, de risas, de situaciones incomodas, de ratos apacibles, de sobre saltos y sollozos, pero está bien, esto forma parte del aprendizaje de la vida.


Me ofreciste en este periodo de veinticuatro horas muchas oportunidades para hacer tu voluntad, unas la aproveché otras no, pero siempre estuve consciente de que si las cosas no salieron como yo quería, fue porque no hice lo que tenía que haber hecho, pero igual sé que mañana tendré otra oportunidad para arreglar las cosas.


Ora todas las noches con los hermanos, con la familia y agradezcan a nuestro amado por la abundancia que han tenido, por los seres maravillosos que forman parte de tu vida y por la dicha de un día más de salud, en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo. Amén.