Oración de la noche.

Aférrate a un Dios bueno, justo y bondadoso que nunca te abandonara y que se haga para ti la voluntad de nuestro amado Dios, con el nunca estarás solo, él siempre te acompañara, ora con fe y amor, conoce su palabra, realiza esta oración todas las noches y da las gracias por este día que transcurrió, por todas sus maravillas que tuvo lleno de bendiciones, acércate a su inmenso poder y deja en sus manos tu corazón.

Antes de dormir, perdono a aquellas personas que han querido hacerme daño y que han actuado de mala fe, pero si en algún momento fui yo quien obro mal te pido perdón mi señor, amado Dios, que mañana al igual que hoy sea un día lleno de muchas alegrías y bendiciones, esta noche quiero dormir en santa paz.

Señor, gracias por los grandes y pequeños momentos que tuve, gracias por tus dones de amor y de bondad, porque en este día pusiste en mi camino la luz para guiar todas mis acciones, por los alimentos, por el agua, por el techo, por todas tus bendiciones, Dios amado y misericordioso gracias por este día que me disté el día de hoy.

Gracias padre, por tu amor, que es lo que me da fuerza y me mantiene en pie y por perdonar mis pecados y dame la oportunidad de crecer cada día, gracias Dios, por darme a mí y a mi familia el milagro de la vida, por ver en cada niño su inocencia, por su rostro lleno de amor porque veo en ellos tu presencia.

Señor, confío y confiare siempre en ti, porque tú nunca te equivocas y tus planes para mí son perfectos, hoy mi presente está lleno de mucho amor porque a través de ti aprendí a sanar mi pasado, para poder hoy día realizar mis actividades con mucho optimismo y ser una persona emprendedora y en ti siempre confiaré.

Dios, he disfrutado este hermoso día porque, sé que es un regalo que tú nos das, una nueva oportunidad de ser mejores personas cada día, siempre estaré atada a ti para llenarme de tus riquezas espirituales y sé que contigo nada me faltara, hoy tu palabra mi amado Dios siempre estuvo firme en mi corazón.

Dios, cuida de mis seres queridos y llega a cada uno de ellos y cúbrelo con tu manto protector, bendice mi noche y el nuevo día que me toca mañana emprender, gracias padre, Dios eterno bendice mi descanso, bendice mi paz y mi tranquilidad, que llegue esta noche el descanso a mi cuerpo y a mi alma. Amén.

Haz esta oración todas las noches antes de dormir para que te reencuentres con nuestro Dios amado, cierra tus ojos y abre tu corazón para que sientas su presencia y seas testigo de su misericordia. Amén.