Oración para el Miércoles 07 de agosto del 2019.

Realiza esta oración al despertar, ora con mucha devoción y amor para que tengas un hermoso acercamiento con nuestro padre eterno y todas las mañanas te alimentes de la palabra de Dios y así puedas crecer en espiritualidad, en su vida divina y tener siempre una estrecha relación con Dios, Dios es una persona maravillosa que vive en nosotros, aférrate a su espíritu e invócalo cada momento de tu vida.


Mi Dios en este día que comienza vengo a solicitarte, prudencia, fuerza, paz, armonía, sabiduría, ser una persona compasiva y que solo los pensamientos caritativos permanezcan en mi esencia en mi alma y cúbreme en tu manto y de mi ser solo irradie tus bendiciones.


Padre Dios, gracias por permitirme un día más para escuchar tu voz en cada amanecer, donde me dejas escuchar las aves cantar, a un niño hablar y por ver en cada anciano tu bella sonrisa y permitirme un día más para ver tu creación en este lucero llamado sol.


Siempre te alabare y bendeciré mi señor, por este maravilloso día y esta cercanía contigo, elevo mis manos hacia ti para darte gracias por todo lo que fluye en mi vida, bendito padre amado te bendigo y te glorifico, lléname de mucha paz para siempre ser una persona noble y justa.


Dios amado te ofrezco mi día, para que sea bendecido, por mis alimentos, por mi salud, por mi familia, porque tú vives y reinas en cada uno de nosotros, te amo sobre todas las cosas, quédate conmigo y no permitas que me separes de ti jamás.


Gracias padre y antes de iniciar este lindo día quiero pedirte perdón por todos mis pecados, fortalece mi espíritu, para apartar de mi lado todo lo que me haga daño y no forme parte de ti, hoy se abran todas las puertas de la prosperidad y de la abundancia y que sea el mejor de los éxitos.


Gracias mi Dios por permitirme hoy hablarte y poder conversar con las personas que hoy tengo que relacionarme, ayúdame para que hoy sea un grandioso día, que todas mis palabras de hoy sean de aliento y de consuelo para el prójimo y ser para ellos un bálsamo para su espíritu.


Ora todas las mañanas, para que nutras cada día tu ser de benditas bendiciones, es el comienzo de arrancar con la mayor disposición y tengas un día exitoso y productivo porque te has encomendado al señor. Amén.