Oración para hoy Viernes.


Dios padre es misericordioso y bondadoso, aférrate a sus milagros, busca tu fortaleza en nuestro señor, porque es el quien te da fuerza cuando sientas cansancio y renovará tus fuerzas, todas las mañanas acércate a Dios con esta bella oración, que te guiará e iluminará en un hermoso día, reza con fe y devoción y conocerás los regalos que nuestro Dios eterno tiene para ti.

Dios quiero agradecerte por toda la eternidad por lo que tengo sea mucho o poco, porque lo que tengo es gracias a ti mí amado Dios, en este despertar quiero ver lo mejor de mí y de las personas que están en mi entorno, no permitas que vea lo negativo de las otras personas, enséñame a trasformar lo malo en bueno.

Señor contigo me siento feliz porque me das paso a un día maravilloso, tú eres mi refugio, mi confidente y mi salvador que le das sentido a mi vida, si estás conmigo no hay enemigo que pueda doblegarme ni humillarme porque tu manto protector me cubrirá de las malas energías.

En este nuevo día mi amado Dios, te agradezco por concederme la oportunidad de estar con mi familia, con todas aquellas personas que hacen que mi día sea grato, con optimismo y con ganas de triunfar, quiero vivir este día como si fuera el último y así forzarme para dar lo mejor de mi hoy.

Señor dame las fuerzas para afrontar con ímpetu las adversidades que se me puedan presentar y nada ni nadie podrá sacar de mi corazón mi amor hacia ti, Dios amado, aunque en mi día aparezcan miles de dificultades angustias, hambre, desesperación, miedo, ante todas estas cosas siempre seré vencedor, porque en medio de todo estás tú.

Dios amado encomiendo este día en tus manos, con la esperanza que siempre estarás a mi lado, te adorare y te amare por la eternidad y en cada rincón que yo este, llevare tu nombre en alto, te adorare y te alabare, cuida de mi familia y mantennos siempre en sana unión.

Dios sagrado quiero vivir mi presente que hoy me ofreces, ayúdame a dar lo mejor de mí, sin esperar nada cambio, a tender la mano al necesitado, una palabra de aliento al afligido, mirar a los ojos a las personas con amor, levantar al caído sin importar su raza y color.

Haz todos los días al despertar esta oración, abre tu corazón para que entre a tu vida la gloria de nuestro amado Dios eterno, y tengas su bendición y vayas a tus actividades del día con el favor y la protección del señor. Amén.