Oración para líbrarte de los enemigos visibles y ocultos

enemigos

Vencedor del enemigo, santísimo le pido a su merced me libre de ser derrotado, de una honra mala y letal, por tu bendita lucha que si en este momento tormentoso hubiera la destructiva presencia de seres desencarnados que atente contra mi persona, procura santísimo santo librarme y protegerme en el nombre bendito de nuestro señor Jesucristo.

Que tu santísimo sacramento ilumine mi hogar con tu luz deslumbrante y se mi guía mi refugio y mi fortaleza. Te ruego cúbreme con tu escudo de protección divina y mantenme armado, para que mis enemigos y contrarios que me adversan se retiren de mi presencia, que al decir yo tu nombre santísimo, hombre, mujeres o animales caigan vencidos, así como fue vencido el demonio por el santísimo Ángel Miguel.

Mi diosito protégeme de mis enemigos, que siempre se dobleguen delante de mí, como se doblego el mar antes moisés y se partió en dos, como se rindieron los judíos al hijo de Dios, aquí y ahora defiéndeme de tempestades, de maldades, de malicias y condúceme por el glorioso sendero por donde caminan las nobles almas llevadas por este valle de sombra, lagrima y muerte por el divino maestro salvador para ser libre de todos mis errores y todas mis ofensas.

Oh mi Dios amado permite tu inteligencia germine en las mentes de todas aquellas personas que tienen su alma envenenada, Dios mi padre amado permite que la paz se manifieste en socorro de todos tus hijos, que tu luz ilumine a todos esos hombres que se resisten de manifestar la paz entre ellos, que sean justos, razonable, y que las ondas de negatividad que rodean esas mentes sean disipadas y desvanecidas.

Mi Dios celestial penetra la luz como un rayo de razón para la comprensión de esta paz que tanto anhelamos todos. Haz que tu infinita justicia sea para todos los seres humanos que en este mundo habitamos, tú glorioso ser que todo lo puedes, que todo lo da, que todo lo intuyes, en todo lo creado, que la radiante luz de la razón vuelva a brillar en nuestras almas y líbrame de todo mal. Amen.