¡Haz esta Oración al Ángel de la Guarda y tu vida cambiara!!


Has esta oración al ángel de la guarda y tu vida cambiara, hazla con devoción todos los días con mucha fe y esperanza, nunca te va a desamparar y siempre te estará bendiciendo, acércate a sus oraciones y encontraras en el su inmenso amor que tiene para ti, porque para nuestro ángel de la guarda no hay impedimento alguno y te cubrirá con su luz radiante llena de bendiciones.


A tus pies me postro mi ángel de la guarda a ti nos dio el Señor como protector espiritual de todos los fieles y como glorioso ángel que puede resolver cualquier situación desesperada, a ti acudo como mi protector particular de todas las desgracias que por necesidad enfrento en el diario convivir con mis compañeros, amigos, familiares y vecinos.

Que la maldad disfrazada de buenas intenciones no me puñalee por la espalda, que con su lengua blasfeme en mi contra y dañe mi reputación, que con cizaña trate de meter el veneno de la desconfianza y la mentira. Cuídanos, aparta el mal, aleja para siempre todo vestigio o rastro de pecado, límpiame y hazme puro y no me permitas caer más.

Mi ángel de la guarda, aquí estoy y me presento ante ti con toda la fe que puede tener un alma cristiana, a solicitar tu infinita misericordia en este momento de tanto peligro para mí, no me des la espalda y protégeme y cualquier puerta que quiera abrirse en mi vía, si me conviene entrar, sea abierta con la intervención de tu poderosísima mano milagrosa.

Ángel querido que las puertas de la dicha la buena ventura la paz la armonía el amor la abundancia de todo lo bueno y perfecto sean abiertas delante de mí y las puertas que me conducen al fracaso y la desilusión sean cerradas y bloqueadas para siempre y no se vuelvan abrir para la tranquilidad y armonía que tanto tiempo he deseado.


Me inclino ante ti y deposito esta petición que te pide este siervo arrepentido y llevado por la fatalidad del destino a graves y tormentosos sufrimientos los cuales ya no puedo enfrentar ya que me siento débil y abatido de esta lucha que me ha parecido desigual y creo no poder superar sin que tu servicio amoroso interceda por mí.

Milagroso ángel de mi guarda perdona todas mis torpezas y errores que he cometido imprudentemente y con tanta insistencia, en este transitar por la vida. Dame la fuerza y el coraje necesario para soportar las pruebas de la vida y quiero agradecerte porque a pesar de todo tu no mes has dejado solo y me sigues llevando de la mano. Gracias. Amen.

Ora todos los días, con la mano en el corazón y con mucha fe a nuestro ángel de la guarda que es tu fiel compañía y nunca te desampare ni de día ni de noche, en el nombre del padre del hijo y del espíritu santo, Amén.