Oración de la Noche.


Haz la oración de las noches con mucha fe, entra en contacto con Dios y agradece por el día que has tenido, por el día que ha culminado, ora siempre con la familia para que agradezcan la unión familiar y reciban en familia la bendición de Dios y tengan una noche bajo la protección del santísimo.


Dios padre todopoderoso, gracias por este día y permitirme estar presente hoy aquí contigo para alabarte y glorificarte, espero de corazón no haberte fallado si cometí algunas malas acciones por favor perdóname, sabes que no soy perfecto, pero también sabes que puedo enmendar mis errores.


Dios padre espero que en este día mis palabras de aliento hayan ayudado a muchas personas y sé que es así porque sé que hablas a través de mí, que pones en mi la palabra correcta para ayudar al prójimo, espero haberles dado consuelo y esperanzas a muchas personas en este día.


Estamos en familia amado Dios orándote y amándote, para agradecerte que siempre estas con nosotros, para agradecerte por cuidarnos y ahora llega la noche y sé que seremos protegidos por ti y tus ángeles guardianes para tener una noche calmada y llena de paz.


Dios hoy vivo mi día, día a día, que el futuro es mi hoy, porque quiero vivir cada día como si fuera el último, con mucha alegría, con mucho amor y sobre todo orándote infinitamente, quiero tener todos los días las mismas ganas de luchar para ser una persona de bien para ayudar a todo el que lo necesite.


Se mi amado Dios que no podemos cambiar tus designios, a veces pasan cosas que no queremos, pero después reflexionamos y nos damos cuenta del porqué de tu voluntad, todo en la vida pasa por algo porque así lo has querido y siempre como fiel discípulo a ti me aferro a tus decisiones.


Amado Dios solo tú, conoces mis verdaderas necesidades, solo tú sabes mis pensamientos, solo tú me ayudarás a seguir siempre este camino de amor y de bendiciones, porque eres mi padre, eres el ser supremo que jamás me abandonarás y siempre me darás el consuelo. Amén.


Ora todas las noches, ora con tus seres amados, extiendan sus brazos a Dios y abran sus corazones porque solo Dios sanará sus heridas y los guiará por un mejor vivir, oren con fe por siempre.