Oración por los padres enfermos, vivos y difuntos.


Haz esta hermosa oración para glorificar y bendecir a tus padres por todos sus sacrificios que hace un padre por sus hijos, ora con mucha fe y amor y pide a nuestro Dios eterno y nuestro santo patrono San Judas Tadeo, para que los cuide en este mundo terrenal y después de ella, acércate a ellos porque siempre oirán tus peticiones y todos tus favores te serán concedidos.


Gracias mi Dios y mi Santo San Judas Tadeo, por los grandes padres que tengo, le has dado a mi vida unos padres grandiosos, padres que siempre han hecho todo por mí, cuidando mis noches y velando cada paso que doy para guiarme y protegerme de cualquier maldad.


Gracias por darme la dicha de tenerlos, te pido que los cuide y le des muchos años de vida para seguir compartiendo con ellos en este mundo terrenal, llénalos de salud, de fortaleza y quiero darle lo mejor de mí para que sean personas felices sin ningún tipo de preocupación.


Te pido con mucha fe que los cuide, que en su casa jamás falten sus alimentos, que a pesar de sus canas que cada día sientan el vigor y la fuerza de Dios, concédele la felicidad completa y el día que ya no estemos juntos en este mundo terrenal haz que podamos estar reunidos en el cielo.


Amado Dios y san Judas Tadeo, nunca dejare de dar gracias por los padres que me has dado, mi corazón se llena de gozo porque tengo los mejores del mundo, en ellos siempre encontré buenos consejos, amor, sabiduría y gracias a ellos soy la persona que soy, profesional y con un corazón noble con principios de lealtad y justicia.


Hoy me inclino ante ti mi amado Dios y mi san Judas Tadeo, para elevar esta oración para que no los abandones, lo protejas y nunca lo desampares, ellos siempre necesitaran de ti, que sus dolencias de su cuerpo sean disipadas, para que sus cuerpos se sientan restablecidos y puedan vivir junto a mí y toda la familia muchos años.


Gracias por oír mis plegarias, dale mucha fortaleza de espíritu para seguir avanzando por este mundo, cólmalos de gracias y bendiciones, sana todas sus heridas del alma y del cuerpo, gracias por oír mis oraciones, gracias padre por tanta bondad y tanto amor, por toda la vida mis padres y yo te estaremos inmensamente agradecidos. Amén.


Ora todos los días, ora con la familia y pidan por la unión familiar, por sus padres que hoy necesitan de ti, de todos sus cuidados, porque ahora como buenos hijos es deber cuidarlos y protegerlos y que tengan una vida llena de salud, abundancia y felicidad. Amén.