Oración por el bienestar y la salud a nuestro apóstol San Judas Tadeo.


Oh sagrado y misericordioso San Judas Tadeo tú que te has dignado a escoger a este servidor para manifestar tu gracia divina y tu don de curación, te agradezco pues no esperaba menos y perdóname por haber blasfemado en tu contra, pero tú conoces la naturaleza humana que a la primera provocación se sienta desolado y cree que esta solo, pero tú nunca nos abandonas y te manifiestas en el momento oportuno.

Tu que eres poseedor de tanta pureza, concédeme el honor de ser curado por ti, de ser ungido con los santos oleos por tu bendita mano, de llenarme de tu gloria perfecta y aceptar tu ansiada asistencia, envuélveme en una gigantesca llama que consuma al instante todo rastro de enfermedad, de dolor, discordia su causa y su núcleo y quede sin efecto desde ahora y para siempre.

Restaura el orden divino, manifiesta la voluntad del padre, transmuta todo lo que no sea perfecto y puro, has el trabajo de absorber todo lo que no sea consonó con la salud y el bienestar físico y mental, permite que la actividad perfecta de cada órgano de mi cuerpo se manifieste aquí y ahora y destruye toda discordia al instante, que el único poder gobernante sea tu gloriosa presencia.

Te pedimos y amamos, te alabamos y glorificamos, te clamamos y bendecimos, que la salud sea lo que de ahora en adelante sienta, siento perfección, que mis ojos vean de ahora en adelante solo perfección, veo perfección, que mis oídos escuchen de ahora en adelante solo perfección, oigo perfección, ven a mí con todo tu poder sanador y sáname ya, te escucho, te veo, te siento, se mi salvador.

Se mi guía y mi fortaleza, mi protección en todo momento porque conozco la sensibilidad de tu amoroso corazón que siempre está atento a la más mínima petición de tus hijos para venir a la ayuda y conceder la gracia divina de la cual estas investido, por eso mi alma te colma de bendiciones, y de agradecerte por ser como eres, gracias, gracias, gracias, humilde hijo de dios porque siempre nos escuchas y tus milagros nos concedes. Amén.